La Superintendencia de Educación  fiscalizará que todos los establecimientos cuenten con:

  • Un Reglamento Interno que contenga normas de convivencia que regulen las relaciones entre los miembros de la comunidad educativa.

  • Un Encargado de Convivencia Escolar,

  • Un Plan de Gestión de la Convivencia Escolar, que contenga las medidas sugeridas por el Consejo Escolar.

  • Un Protocolo de Actuación frente a situaciones de violencia escolar, entre pares o de adultos de la comunidad escolar a estudiantes, que debe constar en el Reglamento Interno.

 

 De acuerdo a la ley sobre violencia escolar, (ley 20.536, que modifica la ley 20.370, General de Educación, Art. 16.A.):

Se entenderá por buena convivencia escolar la coexistencia armónica de los miembros de la comunidad educativa, que supone una interrelación positiva entre ellos y permite el adecuado cumplimiento de los objetivos educativos en un clima que propicia el desarrollo integral de los estudiantes.

 

 En consecuencia el encargado de convivencia escolar debe gestionar  por todos los medios posibles un plan de convivencia escolar que tendrá como objetivo principal promover al interior del Liceo la convivencia y prevenir la violencia escolar, estableciendo responsables, prioridades, plazos de tiempo, recursos y formas de evaluación.

© 2020 - Mauricio Rosales Porflidtt

  • w-facebook